A+ A A-

CookiesAccept

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Osteopatía

La osteopatía es una medicina manual que toma al cuerpo como un todo. Se basa en la creencia de que todos los sistemas del cuerpo están relacionados y por lo tanto los trastornos en un sistema afectan el funcionamiento de los otros. La osteopatía da solución a la causa del problema. El diagnóstico y el tratamiento para que sean seguros deben estar realizados por un osteópata.

 

Los mecanismos de autorregulación en el organismo están asegurados por el sistema nervioso, circulatorio y linfático. La pérdida o reducción de estos mecanismos intrínsecos, puede llevar a estados patológicos. La intervención osteopática podría incidir sobretodo en estados pre-patológicos, es decir, en fases de desarreglo funcional, de manifestaciones sintomáticas iniciales, pero por falta de información o de cultura sanitaria, la mayoría de las veces se acude a tratamiento osteopático en fases ya avanzadas de la alteración de salud. En estos casos, la Osteopatía también facilita los mecanismos inherentes de autorregulación, permitiendo que el cuerpo se recupere y consiga la normalización de las funciones alteradas, lo que se traduce en disminución de los síntomas y reencuentro con el estado de salud.

 

 

Terapia Craneosacral

 

¿Qué es la terapia craneosacral?

Es un suave método manual de evaluar y tratar el cuerpo en su conjunto. Se basa en la idea de que el cuerpo de cada paciente contiene la información necesaria para descubrir el causa subyacente de cualquier problema de salud.

¿Cómo funciona?

El terapeuta se comunica con el cuerpo (médico interno) para obtener esta información, y ayuda a facilitar los procesos de autocuración en el paciente. Mediante una palpación suave, el terapeuta entra en contacto con el sistema craneosacral y a través del tejido conectivo libera las restricciones y bloqueos del mismo.

¿Cómo me puede ayudar?

La terapia craneosacral está indicada tanto en dolencias concretas como para ayudar a restablecer el equilibrio general del paciente. Al actuar sobre el sistema nervioso central y el tejido conectivo, produce mejoras tanto en el plano físico como en el mental y emocional.

Así, se aplica con éxito en diferentes casos, por ejemplo:

  • - Dolores de espalda y tensión muscular
  • - Dolores de cabeza y migrañas
  • - Problemas articulares y estructurales
  • - Recuperación post-traumática
  • - Sinusitis y neuralgias faciales
  • - Secuelas de accidentes
  • - Problemas de presión arterial
  • - Estrés
  • - Ansiedad
  • - Cansancio crónico
  • - Mejoría en casos de depresión

¡Síguenos!

 

Guardar

Instituto Zentro © 2013 | Doce de Octubre, 5 - Entreplanta | 28009 Madrid | Diseñado por ItakaCreativa